6 consejos para no complicarte la vida al preparar una boda

6 consejos para no complicarte la vida al preparar una boda¿Te casas? ¡Enhorabuena! Una boda es un paso adelante en vuestra vida,  una apuesta por un proyecto en común en el que, seguro, ponéis toda vuestra ilusión.

Pero además, una boda es una fiesta, una celebración de la vida y del amor y un momento feliz que recordaréis toda vuestra vida. Debería ser una expresión de quienes sois como pareja, y debería ser divertido, algo que os haga felices. Por eso es importante prepararla bien, con calma, y sin que te produzca ni una pizca de estrés.

Cada boda es única, por eso es tan importante que antes de empezar con los preparativos los novios dediquéis un tiempo a pensar en cómo sería vuestra boda ideal, y cómo podéis adaptarla a vuestras circunstancias personales y presupuesto.

1. Primeras decisiones

¿Boda religiosa o civil? ¿Intima, familiar o multitudinaria? ¿De mañana o de tarde? ¿Fecha o mes aproximado? ¿Vais a organizarla vosotros o vais a contratar a un wedding planner? ¿Lugar de celebración de la ceremonia y del banquete? ¿Presupuesto aproximado?

Estas son algunas de las decisiones más importantes que vais a tener que tomar, y las que más roces pueden provocar. No seríais la primera pareja que no consigue ponerse de acuerdo para decidir algunos de los aspectos claves de su boda, pero recordad que a veces es posible conciliar lo que parecía imposible, por ejemplo, se puede hacer una celebración íntima y familiar, ¡y celebrar el siguiente fin de semana una gran fiesta para amigos!

Una vez que esteis seguros de las cuestiones importantes de vuestra boda, deberíais escuchar con cierta distancia las opiniones y sugerencias de familiares y amigos. Como pronto comprobaréis, una boda es uno de esos acontecimientos en los que todo el mundo, con la mejor intención del mundo, quiere opinar. Pero recordar que es vuestra boda, vuestro momento.

2. El estilo y los trajes de boda

La siguiente decisión importante que deberíais tomar es el estilo de vuestra boda. Podéis hacer desde la boda clásica, con vestido blanco para la novia y chaqué para el novio y los invitados, hasta algo más moderno e informal, o incluso una boda hippie chic en la playa al más puro estilo Kate Moss. De inspiración retro, tradicional, o con una temática tan friki como Star Wars, la idea es que os sintáis a gusto.

Una vez definido el estilo, encontrar los trajes y la decoración adecuada no debería ser algo complicado.

3. El Restaurante de la boda

¿Qué hay que buscar en el restaurante de vuestra boda? Lo primero, que se pueda adaptar al tipo de boda que queréis, sea íntima y romántica, una gran boda clásica, algo más hippie o una divertida boda temática. En todo caso, lo ideal es que sea el restaurante quien se adapte a vuestras necesidades, no vosotros a las del restaurante.

En Tamarises contamos con tres salones y dos terrazas desde las que se puede contemplar la playa, un espacio flexible en el que celebrar bodas de todos los tamaños y estilos. En una reunión con nuestro chef Javier Izarra podréis elegir uno de los menús que, para vuestra comodidad, tenemos ya diseñados para bodas, o elegir vuestro propio menú con vuestros gustos y necesidades especiales.

Por otro lado, la calidad en la materia prima, el sabor y el servicio es fundamental. Sea cual sea el menú, vuestros invitados y vosotros mismos deberíais ser tratados tan bien o mejor que si fuerais a comer a la carta en el mismo restaurante. Para comprobar que eso es efectivamente así, nada como el boca a boca y consultar a alguien que haya asistido a una celebración en el restaurante.

4. Los invitados

La lista de invitados de bodas multitudinarias suele ser otro de los quebraderos de cabeza principales para los novios, ya que en una boda íntima es fácil explicar cuál es el criterio (por ejemplo, solo la familia), pero cuando hay más invitados, los compromisos pueden llegar a ser un incordio.

Hay quien opta por dejar de lado los compromisos e invita solo a los que realmente le apetece que asistan, y quien es más diplomático y tiene en su cabeza toda una lista de compromisos. Ante esto, solo una recomendación: Haced la lista con un lápiz, una goma y mucha paciencia.

Tan importante como la lista de invitados, es saber equilibrar las mesas y mostrar la situación de cada uno de forma clara, así todos los invitados se sentirán cómodos.

5. El viaje de novios

Ya no existe la presión que tenían nuestros padres, cuando se suponía que el viaje de novios era uno de los mejores viajes que iba a realizar la pareja. Ahora, cada pareja conoce sus gustos y sus necesidades personales, y a quien le gusta viajar, lo hace siempre que puede. Solo hay un par de cosas que deberíais tener en cuenta:

La primera es el tiempo: preparad el viaje cuanto antes, hoy en día se consiguen mejores precios preparando los viajes con varios meses de antelación, y además no tendréis problemas de plazas.

La segunda es que no olvides ponerte en situación: si estáis organizando una boda compleja, porque son muchos invitados, quizá algunos vengan de otra ciudad y tengas que atenderles, o vas a tener que dejar varias cosas cerradas en el trabajo antes de irte, planifica un viaje que no te vaya a suponer un extra de estrés por tener que ponerte vacunas, preparar muchas cosas extra, etc.

6. Detalles y papeleo

En los meses previos hay un montón de detalles y gestiones que, según el tipo de boda que queráis hacer, y según tus circunstancias, pueden ser más o menos latosos. Os recomendamos hacer una lista con asignación de tareas para cada uno. Estos son algunos de los más habituales :

  • Papeleos legales (los de la Iglesia y los del juzgado, que son pelín más complicados si hay un divorcio previo, o uno de los contrayentes es de otra nacionalidad o de otra religión).
  • Invitaciones y detalles de boda, que deberían ser coherentes con el estilo
  • Viajes de familiares o amigos que viven fuera
  • Fotografía, vídeo… ¡importante ver los reportajes que han hecho a otras parejas para ver si encajan con vuestro estilo!
  • Floristería, tanto para decoración del lugar de la ceremonia, como para el ramo u otros detalles florales
  • Peluquería, tratamientos previos, manicura, pedicura… etc.

Y un último consejo: no olvidéis disfrutar, tanto del día como de los preparativos. Que las ramas de los árboles no os impidan ver el bosque.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *