De la huerta a la mesa

De la huerta a la mesaHace pocos días mostramos en Facebook algunas fotos de nuestra huerta en Dima, y vimos que había cierto interés en el tema, así que nos hemos decidido hoy a comentar un poco qué tipo de hortalizas tenemos por aquí y cómo podemos trasladarlas a la mesa.
En primer lugar, tenemos que decir que plantamos verdura de temporada, y que tratamos de hacer una siembra muy respetuosa con todos los procesos naturales y biológicos de la planta, evitando cualquier tratamiento no orgánico. Tiempo, respeto, atención y mucho mimo, así hemos conseguido recoger los frutos de algunas de las mejores verduras del país ¡incluyendo guisante lágrima!
Ahora, a  principios de agosto, es momento de calabacín, pepinos, judías, guindillas, pimiento… Como siempre decimos, cuando hay buena materia prima hay que “tocar lo justo” para que libere todo su sabor. Por eso, vamos a dar un par de claves (y algún truco) para cocinar, de forma muy sencilla, algunos de los manjares que tenemos en la huerta.

Guindillas tiernas

La clave está en el aceite, de oliva virgen extra, que tiene que estar muy muy caliente. De forma que metemos las guindillas, que son muy finas y están muy tiernas, solo unos segundos en el aceite. Salamos y disfrutamos de ellas como aperitivo o acompañamiento.

Pimientos verdes

Los pimientos no suelen ser tan finos como las guindillas, por eso vamos a proceder de una forma un poco diferente, y aquí es cuando  viene el TRUCO: Además de hacerles un pequeño corte por la parte inferior, los vamos a pinchar con un tenedor. Así conseguiremos que se hagan mejor. El aceite que utilizaremos también deberá estar caliente, pero no tanto como para las guindillas. Y la sal, siempre al terminar.
 

Calabacín

Con el calabacín podemos hacer un pisto rápido cualquier día para cenar. Pochamos un poco de cebolla cortada en cuadraditos, calabacín, pimiento morrón y pimiento verde italiano a fuego suave. Cuando casi se hayan deshecho los cuadraditos de calabacín, añadimos tomate maduro del de ensalada. Dejamos unos diez minutos más, y cuando tengamos ya todo hecho, allí mismo rompemos un huevo. Dejamos que cuaje la clara (si es necesario, la podemos remover un poco con la verdura), y mantenemos la yema un poco más líquida.
Estas son solo algunas ideas, pero con un poco de imaginación podemos hacer miles de recetas aprovechando las verduras de temporada que nos ofrece la naturaleza. ¡Desde aquí, os animamos a disfrutarlas!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *