¿Por qué va la novia “blanca y radiante”?

¿Por qué va la novia "blanca y radiante"?Vaya por delante que la novia va blanca y radiante, si quiere, y porque quiere. Atrás quedaron esos días en los que las bodas eran unas ceremonias encorsetadas en las que apenas tenían cabida propuestas poco convencionales.

Más allá de gustos y libertades personales, de lo que hablaremos en este artículo es de donde viene la tradición de las novias de ir vestidas de blanco. Porque sí, en 2018 todavía la inmensa mayoría de los vestidos de novia que vemos en los escaparates y revistas especializadas son blancos en alguna de sus mil y un tonalidades: blanco roto, crudo, hueso, hielo… etc.

Sin embargo, esta tradición es relativamente reciente y diferentes culturas lo viven y lo han vivido de diferente forma.

A lo largo de la historia, el color blanco ha sido relacionado con pureza, paz (de ahí la bandera blanca) e inocencia. Para los antiguos griegos era símbolo de alegría, y era un color que se utilizaba en los trajes de fiesta, pero no estaba asociado con las bodas como ahora.

Más adelante, a lo largo de la Edad Media, los vestidos elegidos para las bodas eran de colores vivos: azules, verdes, rojos… lo importante es que fuera vistoso y elegante. Y después, hasta mediados del siglo XIX, era habitual ver vestidos de novia de color negro, pues se buscaba que fuera un vestido que se pudiera usar más adelante.

Ya en 1816, la princesa Carlota, prima de la reina Victoria de Inglaterra, se casó de blanco rompiendo la costumbre de la época. Pero no se popularizó el blanco para las novias hasta que utilizó este color la propia Victoria en su boda, una de las primeras que tuvo un alcance global: las fotografías e ilustraciones de la boda se extendieron por todo el mundo.

Primero fue en las clases aristocráticas o de la alta burguesía, y más tarde en las clases populares: el vestido blanco se popularizó ya en el siglo XX y se asoció a la idea de pureza y virginidad. Hoy en día, es más una cuestión de tradición y de mercado, pero el blanco sigue siendo el color (o más bien el no color) más utilizado.

Eso sí, todo depende de donde hayas nacido, o donde te vayas a casar. Te ponemos algunos ejemplos:

  • En China, las novias se visten de rojo.
  • En Escocia, el color del kilt (falda) del novio va de acuerdo con el clan de su familia, y tras la ceremonia, la novia lleva un pañuelo del mismo color del clan de su esposo.
  • En la India es común que las novias usen vestidos de color rojo o rosado, con numerosos bordados dorados.
  • En muchos países africanos se mantiene la costumbre de utilizar tanto para el novio como para la novia vestidos muy coloridos.

Como siempre decimos, lo importante es que sea un día especial para todos, y especialmente para los protagonistas. Cada boda es diferente, única y especial, y en Tamarises Izarra estamos encantados de ayudarte a hacerlo posible.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *