Cuando seas padre, comerás huevos (pero que sean de caserío)

Cuando seas padre, comerás huevos (pero que sean de caserío)En nuestra carta puedes encontrar como entrante “Huevo de caserío escalfado con panadera de hongos y foie fresco”, y es que hay huevos y huevos, y los de caserío son de los mejores que se pueden encontrar en el mercado hoy en día.

Hay mucho desconocimiento respecto a los tipos de huevos, que vienen definidos por el tipo de vida que lleva la gallina, y la mayoría de la gente confunde a menudo los huevos de corral, los ecológicos… Hoy vamos a explicar muy brevemente cuáles son los tipos de huevos que podemos encontrar en el mercado y en qué se diferencian.

Como seguramente sepas, los huevos hace ya años que tienen un código impreso en la cáscara que indica su procedencia. La primera cifra, del 0 al 3, define el tipo de crianza de la gallina.

  • 0: huevos de producción ecológica
  • 1: huevos de gallinas camperas
  • 2: huevos de gallinas criadas en el suelo
  • 3: huevos de gallinas criadas en jaula

Las gallinas ponedoras criadas en jaulas apenas tienen sitio para moverse y a menudo están sometidas a un gran estrés, por lo que la calidad de los huevos que han sido puestos en estas condiciones es significativamente peor que los criadas en suelo. Si además a las gallinas se les permite moverse a su antojo y picotear al aire libre, el huevo es calificado como 0 ó 1. La diferencia entre estos se marca por el tipo de alimentación, ya que el huevo ecológico asegura que la gallina, además, ha recibido comida procedente de agricultura ecológica.

Los huevos de caserío vasco comercializados como “Euskal Baserriko Arraultza” proceden de un sistema de cría al aire libre, con alimentación natural que contiene, al menos, un 50% de maíz. Su yema es más amarillenta precisamente debido a la gran cantidad de maíz.

Aunque los huevos calificados con el 0 y el 1 tienen un precio superior (obviamente, mayor aún el ecológico por sus costes de producción), podemos afirmar que merece la pena, no solo porque parece ser que las propiedades nutricionales son mejores (aunque sobre esto hay estudios contradictorios), sino por su sabor. La gallina al moverse metaboliza su comida de forma diferente, y a grandes rasgos, podemos afirmar que los huevos de gallinas más “felices” y más “en forma” tienen un mejor sabor y características alimenticias superiores.

Ahora, solo queda elegir la forma de cocinarlos: fritos, escalfados, en tortillas o en postres… ¡pocos ingredientes son tan versátiles y completos!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *