Las bodas de Camacho

Las bodas de CamachoCuando hablamos de las bodas de Camacho nos referimos a la boda del rico labrador apellidado Camacho, un personaje ficticio creado por Miguel de Cervantes que aparece en la segunda parte de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. El episodio cuenta el bodorrio de un labrador rico que prepara con sus amigos el festejo de su boda con la bella Quiteria. Pero (como no podía ser de otra manera) ella está enamorada de otro, un campesino sin oficio ni beneficio apodado Basilio el pobre.

El episodio sirvió además de inspiración para otros autores, y especialmente destacan las obras de Antonio Valladares de Sotomayor, prolífico autor popular, a quien se debe una zarzuela (Las bodas de Camacho), y la de Juan Meléndez Valdés, el gran creador neoclásico, compositor de Las bodas de Camacho el Rico.

Es por tanto un episodio que se ha tratado en diferentes obras y que ha quedado en el imaginario popular como un festín a lo grande, a todo lujo de detalles y sobre todo, en gran abundancia. Pero, ¿qué se come en las bodas de Camacho?

  • Un novillo espetado en un olmo, con doce lechones cosidos alrededor para darle sabor
  • Guisos a base de carneros
  • Liebres sin pellejo
  • Gallinas desplumadas
  • Pájaros y caza
  • Generosos vinos
  • Pan blanquísimo
  • Una muralla de quesos
  • Frutas de sartén y masas fritas y bañadas en miel

Todo ello elaborado por más de cincuenta cocineros “todos limpios, todos diligentes y todos contentos”. Eso sí, cada uno con su cuchara y sin demasiado protocolo.

Puede sorprender que no haya presencia de pescado, pero hablamos de La Mancha en el siglo XVII, y probablemente la ausencia de verduras y legumbres se deba a que eran ingredientes que se dejaban para la alimentación cotidiana.

Nos atrevemos a imaginar que el tal Camacho, de haber vivido en el siglo XXI, se hubiera decantado por nuestro restaurante. Aunque ahora que lo pensamos, quizá quien se hubiera decantado por Tamarises Izarra sería la propia Quiteria para casarse con Basilio.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *