2 platos del chef para la operación bikini

Platos del chef para la operación bikini
No es cierto que todo lo rico engorde, ni que para comer sano haya que tragarse unos aburridos platos con sabor a cartón. Se puede comer sano, ligero y exquisito.

Y para muestra, un botón. Mejor dicho, dos, porque hoy traemos dos recetas super sencillas y deliciosas que harán que tu operación bikini sea mucho más feliz.

1. Salmón marinado

Compramos salmón en la pescadería, y le pedimos que nos lo limpien, le quiten las espinas, y nos dejen un lomo sin la piel. Le podemos decir que lo vamos a marinar y el pescatero nos lo prepara.

Hacemos una masa para marinar el salmón con una parte de azúcar, tres de sal y ralladura de naranja y de limón y un poco de zumo de naranja y de limón. Tiene que quedar una textura como la arena mojada de la playa, y debe haber cantidad suficiente para enterrar el salmón por debajo y por encima.

Lo dejamos bien cubierto unas tres horas. Veremos que durante ese tiempo, la masa de sal y azúcar queda cada vez más líquida, porque extrae parte del líquido al salmón, por eso al retirarlo veremos que el salmón ha mermado un poco.

Al terminar el tiempo lavamos el exceso de sal y azúcar en el salmón, lo secamos bien con un papel de cocina, y ya lo tenemos listo. Podemos racionarlo y separar lo que vayamos a consumir en el momento, de lo que vamos a consumir otro día, o a congelar.

Antes de sacar a la mesa, se lamina y se acompaña de unas verduritas salteadas, por ejemplo. Un plato lleno de proteínas, omega 3 y vitaminas.

Además, aunque este salmón marinado nos dura unos días en la nevera, también lo podemos congelar, con un chorrito de aceite en una bolsa hermética.  Para consumir, lo puedes sacar un día antes y dejar en la nevera, laminamos y queda perfecto.

2. Hummus

La receta básica del hummus consiste en realizar una crema a base de garbanzo cocido, salsa tahína, aceite de oliva, sal y una gotita de limón. Podemos añadir comino a la receta antes de batir o directamente por encima justo antes de servir, junto con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y pimentón.

Para hacer hummus, en Beirut utilizan una sal que le llaman sal de limón, que tiene ya un toque de cítrico, pero por aquí no es fácil de encontrar, así que utilizamos sal y limón.

Un buen truco para que monte bien es batirlo añadiendo un poco de hielo picado. El frío, con la proteína del garbanzo y el aceite, hace que emulsione mejor y queda más liso, más uniforme.

Una sugerencia: si no quieres hacerlo con salsa tahína, que está hecha a partir de una semilla, puedes añadirle otro fruto seco que sea graso, por ejemplo nueces. Es una forma de hacerlo aún más sano y le da un punto muy rico.

Este hummus lo podemos acompañar con unas crudités: proteínas, vitaminas y grasas saludables ¡ideales para la operación bikini!

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *