Tres platos con trufa

Tres platos con trufaLa trufa es una de las materias primas más cotizadas por su exquisito aroma, su intenso sabor y también por su escasez. Es un ingrediente capaz de elevar la sencillez de un huevo a la categoría de exquisitez culinaria, y es uno de los favoritos de nuestro chef, Javier Izarra.

A partir de febrero encontramos las primeras trufas de la temporada, y aunque el precio en estas fechas es bastante elevado, los resultados con pequeñas cantidades son sorprendentes. Está claro que quizá no sea un ingrediente que podamos utilizar todos los días, pero lanzamos algunas ideas que puedan servir de inspiración.

En otro post ya hablamos sobre la trufa, sus tipos y algunos consejos de cocina y conservación, pero hoy nos vamos a centrar en tres platos muy sencillos de preparar que adquieren otra dimensión gracias a la trufa.

1. Huevo escalfado con crema de patata trufada

Se puede hacer con huevo de gallina (mejor campero o ecológico), y también es una idea genial para coctel si se emplean huevos de codorniz, y el resultado es espectacular. La grandeza de este plato está en la sencillez: a veces, lo más exquisito es lo más sencillo.

Simplemente hacemos un puré de patata muy cremoso con trufa rallada, y sobre ella colocamos el huevo escalfado.

2. Revuelto de trufa

Esta es una de las mejores formas de comer trufa porque es como le sacamos todo el sabor. Ponemos un poco de aceite en una sartén y patata cocida rallada, y rallamos un poco de trufa. A esto le añadimos, en primer lugar, clara de huevo, y la cuajamos bien removiendo. Después añadimos las yemas en mayor proporción que claras (por ejemplo, dos yemas por cada clara), para que quede más untuoso y cremoso, removiendo hasta alcanzar la textura que queramos.

3. Arroz con trufa

Ponemos aceite, mantequilla en una sartén, y añadimos ya la trufa picada (no rallada, para que te puedas encontrar trocitos de trufa que puedas morder en cada bocado). Añadimos el arroz y sofreímos, añadimos caldo y vamos removiendo poco a poco para hacer un rissotto, que vaya soltando el almidón para que quede bien meloso. Solo el arroz y la trufa ya es espectacular, ¡y si lo coronamos con un huevo frito, ya es la bomba!

¿Y tú? ¿Sueles comprar trufa e casa? ¡Nos encantaría saber cómo la utilizas y cuáles son tus platos favoritos! ¿Nos lo cuentas?

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *