¿Por qué nos gusta tanto el chocolate?

Por que nos gusta tanto el chocolateUno de los nuestros postres más celebrados es nuestro Pastel de chocolate con helado de yogurt, y es que hay pocas personas a las que no les encante el chocolate.

¿Por qué nos gusta tanto el chocolate? ¿Será por el placer de los prohibido, ya que sabemos que no hay que comerlo en exceso? ¿Por las sustancias químicas que libera, y que pueden generar euforia y felicidad? ¿O por la sensación de placer intenso al sentir cómo se derrite en la boca?

Las razones de que el chocolate sea uno de los alimentos mejor valorados por personas de todas las edades, razas y estamentos socio culturales son diversas y tienen mucho que ver con algunas de las explicaciones que hemos mencionado.

Las reacciones químicas que causa el consumo de chocolate en el cerebro son increíbles. Y esto es así porque el cacao contiene al menos 300 sustancias químicas entre las que se encuentran la cafeína y la teobromina (que son estimulantes) y la feniletilamina, una sustancia que también se produce de manera natural en el cerebro relacionada con el amor sexual. Parece ser que el cerebro de las personas enamoradas contiene grandes cantidades de feniletilamina y esta sustancia podría ser la responsable de los “efectos secundarios” que el amor nos produce, tales como excitación, insomnio, o taquicardia. Incluso, algunos estudios han demostrado que puede ser más excitante y placentero el consumo de chocolate que un beso apasionado. 

Además, la feniletilamina es precursor de la dopamina, una sustancia que genera aún mayor placer al cerebro y que nos hace querer más y más de estos dulces. En ese sentido, podemos decir que actúa como una droga, aunque tendríamos que comer mucha cantidad (varias tabletas al día de chocolate negro) para llegar a tener una dependencia física.

Ahora bien, aunque no nos genere una dependencia física, sí que nos produce una especie de dependencia emocional, ya que nos ofrece una recompensa y un bienestar inmediato en momentos en los que no los obtenemos de otra forma. 

O sea, que amamos el chocolate porque nos hace sentir bien. Incluso, intensamente bien.

Pero ademas, hay al menos una razón de tipo gastronómico que nos hace adorar al chocolate sobre otros manjares, y es la temperatura de fusión del cacao, que es casi la misma que la temperatura corporal de los mamíferos. El chocolate es de los pocos alimentos sólidos que se derrite de forma natural al introducirlo en la boca, haciendo que se liberen todos los sabores y sustancias presentes en él. 

¿Quién puede resistirse a una buen Pastel de chocolate? 

 

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *