Croquetas de hongos (con trucos)

Croquetas de hongosSi os gusta ir a por setas es posible que en estas fechas os hayáis encontrado con sobreabundancia de Boletus, y os hayáis planteado congelarlos.

¡Pues estáis de enhorabuena! Hoy os traemos una receta de croquetas de hongos que, atención, ¡sale mejor con los Boletus que habéis congelado! Esto es porque con el proceso de congelación y descongelación, los boletis se oxidan y eso hace que aumente su sabor. Pierde parte de su textura, quedar un poco “baboso”, pero en una receta como esta en la que los trozos son muy pequeños, (o inapreciables, en el caso de que lo trituremos), no nos importa perder consistencia en favor de aumentar el sabor.

De hecho, aunque tengáis hongos frescos, si vais a hacer a hacer croquetas, es mejor que los congeléis y los descongeléis antes de hacerlas.

Con los ingredientes que os damos saldrán una buena cantidad, pero si queréis podéis dividir las cantidades entre dos o tres, a la medida de vuestras necesidades.

Ingredientes para hacer croquetas de hongos:

  • 1 litro y medio de leche
  • 220 gr de harina
  • 220 gr de aceite (sería ideal si tenemos aceite utilizado para pochar hongos como indicábamos en nuestra receta del Salteado de hongos)
  • Hongos descongelados

Elaboración:

Ponemos el aceite en la cazuela y añadimos el hongo bien limpio y picadito (la cantidad al gusto) y ponemos a pochar. Irá perdiendo agua, y cuando se empiece a oscurecer, añadimos la harina. Dejamos que se haga un poco la harina para que se quite el sabor a crudo, y le vamos añadiendo la leche, que iremos removiendo con una varilla sin parar, hasta que haya admitido el litro y medio de leche, y tenga buena consistencia.

Una vez terminada la masa, se puede triturar para sacar aún más su sabor, y dejamos enfriar.

TRUCO: Si nos gustan las croquetas muy liquidas, se añade menos harina y aceite, por ejemplo, 180 y 180gr, y para que sea más sencillo manejar la masa podemos añadirle unas hojas de cola de pescado, bien remojadas, y mezclarlas con la masa en caliente. Cuando se enfríe, la gelatina dará más consistencia a la masa y permitirá un manejo más sencillo.

Para dar forma y freir, siempre utilzaremos doble capa de pan rallado, que le da una textura más crujiente: es decir, pan rallado, huevo y pan rallado.

Freímos con abundante aceite muy caliente, ¡y a disfrutar!

 

 

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *