¿Langostino, cigala o gamba?

¿En qué se parecen y en qué se diferencian los langostinos, las cigalas y las gambas?

En España, quizá por su tradición marítima y ser grandes consumidores de crustáceos, siempre se ha tenido bastante clara lo que caracteriza a una cigala: básicamente, que tiene pinzas. Lo de diferenciar a las gambas de los langostinos ya está un poco menos claro, y por el uso gastronómico que se ha hecho de ellos, hay quien llama gamba a casi cualquier crustáceo sin pinzas, y quien solo se refiere a ese término cuando los ve cocinados a la plancha o en paella, y deja el nombre “langostino” cuando lo ve cocido.

Parte de la confusión viene de que en algunos idiomas, como el inglés o el francés, por ejemplo, no se hacen demasiadas distinciones entre los tipos de crustáceo. Por ejemplo, en inglés se conoce a la cigala como ‘norway lobster’ (langosta noruega) y en francés al langostino se le dice ‘crevette’ que es el mismo nombre que utilizan para llamar a las gambas.

Está claro en qué se parecen: todos ellos son decápodos marinos de un tamaño similar, ni tan grande como langostas y bueyes de mar, ni tan pequeño como camarones y quisquillas. El problema para diferenciarlos es que en realidad no hay tres o cuatro tipos de decápodos marinos, sino miles de ellos. Y un gambón no es una gamba grande, y a veces nos venden por langostinos por gambas y viceversa.

Ya tocamos este tema en nuestro artículo Caribineros, cigalas, gambas y demás familia en el que hablábamos de que la asignación de nombres comunes y populares al marisco (en concreto, a los crustáceos decápodos) es una fuente inagotable de confusiones y malentendidos.

Por eso, aunque existen muchas especies de cigalas, langostinos y de gambas que cuentan con sus propias características, hay algunas generales que podemos advertir:

  • Cigalas: presenta un caparazón de un color rosado cuando está crudo que se intensifica cuando se cocina, y un par de pinzas en el primer par de patas, y también unas pequeñas en el segundo y el tercer par . Mide aproximadamente entre 15-25 centímetros. Vive poco tiempo fuera del agua y se suele comercializar fresca y entera o congelada entera o sus colas. Su carne es muy fina y apreciada. Destaca por la cantidad de vitamina B5 y proteína que contiene y es muy baja en calorías.
  • Langostino: su tamaño suele rondar los 12 cm aunque pueden llegar a medir 20 cm. y tienen un color rosáceo, casi marrón pálido, llegando en ocasiones a parecer blancos; también pueden presentar tenues franjas de color marrón. Tiene la carne más firme que las gambas
  • Gambas: suelen tener un tamaño de entre 6 y 12 cm, y presentan tonalidades mucho más intensas que los langostinos, con colores anaranjados y rojizos. Una de las características más fáciles de apreciar es que la cabeza de las gambas suele ser más pequeña que el resto de su cuerpo (por ejemplo los langostinos son más cabezones). Aquí es importante destacar la gamba blanca (de Huelva, Cádiz…) y la gamba roja (de Denia, Palamós…), auténticas exquisiteces de nuestra gastronomía.

Y luego está lo que a nivel comercial se denomina “Gambón”, que no responden a una sola especie y que suele ser más parecido a los langostinos que a las gambas.

En fin, como siempre recomendamos, lo mejor es siempre acudir a la pescadería de confianza y dejarse aconsejar por los profesionales sobre el mejor producto para cada uso.

 

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *